TRÁFICO BARATO QUE CUESTA CARO

Los editores están bajo una presión inmensa para proporcionar tráfico de alto volumen en base a satisfacer la demanda, especialmente condicionados por la reducción de los precios. Debido a esto, a menudo se dirigen a terceros para aumentar su volumen de tráfico, lo que se conoce como fuente de tráfico.

Si bien existen fuentes fiables, también hay muchos esquemas de fraude en este ámbito, algunos de los cuales son muy difíciles de prevenir y detener. Estos esquemas de fraude inteligente se parecen a otros de tráfico proveniente de la superficie, incitando a los editores a comprar aún más en un ciclo de crecimiento que eventualmente crea un daño irreparable para los editores y les cuesta mucho más de lo que creen.

El esquema de ‘rebote sin fin’.
Este esquema es difícil de detectar y prevenir. Este método proporciona tráfico con usuarios reales, a menudo dentro de la audiencia objetivo, a diferencia de otros esquemas de fraude que utilizan bots para generar tráfico barato.

Aquí está el truco: digamos que un usuario ve un anuncio interesante y hace clic, accediendo. En lugar de enviarle al sitio de destino para ver el contenido, se redirigen rápidamente a otro sitio. Los usuarios son rechazados de un sitio a otro hasta que reconocen que algo no está bien y cierran la pestaña. Todavía están registrados como clics y visitas,  sin embargo, la tasa de rebote para este tráfico es muy alta y los tiempos de sesión son muy bajos. Dado que los clics son reales y los usuarios que hacen clic en los anuncios desconocen su función en el fraude, hace que sea extremadamente difícil de detectar.

Las tasas de rebote a menudo pueden ser altas por varias razones, muchas de las cuales no están relacionadas con el fraude. Lo mismo ocurre con la duración de la sesión baja. En algunos casos, el anuncio tendrá contenido engañoso para atraer a los usuarios a hacer clic en sitios donde los anuncios son baratos, como sitios pornográficos o sitios con contenido ilegal. Esto puede conducir a un tráfico que es irrelevante en términos de la audiencia. Si eres un blogger que busca más tráfico, el tipo de visitantes de sitios pornográficos, por ejemplo, sería completamente irrelevante para ti. Aún así, el tráfico tiene los requisitos y los criterios correctos, lo que hace que el fraude sea difícil de detectar.

Entonces, ¿cómo deberían los publicistas y los anunciantes diferenciar entre los casos que simplemente requieren algunos ajustes de optimización y el fraude real? ¿Cuánto tiempo antes de que un anunciante reconozca que las estadísticas que están viendo son el resultado de un mal tráfico y no de un mal contenido? Hay varios métodos de prevención disponibles, incluidos los métodos de ciberseguridad que detectan el código fraudulento en este caso. Los editores deben darse cuenta de que, si bien el incentivo para comprar este tipo de tráfico es alto, en última instancia no vale la pena.

marketing agencia marketing digital alicante kamene projects rebote sin fin

El coste real del tráfico fraudulento.

Inicialmente, los editores pueden pensar que no es tan malo. Los clics y los usuarios son reales, se les paga por el tráfico y es barato. El hecho del asunto es que los inconvenientes son significativos y no pueden ser ignorados por los anunciantes o editores:

Mala experiencia de usuario.
Recuerda, los usuarios son reales y completamente inconscientes. Vieron un anuncio interesante e hicieron clic esperando ser enviados a un sitio con más información. En cambio, obtuvieron una muy mala experiencia. Si tienen la oportunidad de ver realmente el sitio al que han sido enviados antes de pasar al siguiente, esto puede afectar negativamente la reputación del sitio.

Sin valor real.
Los usuarios son rechazados de un sitio a otro, pasando de 3 a 10 segundos en cada sitio. Esto apenas les da tiempo suficiente para ver el contenido y, como tal, no representan ningún valor real para los anunciantes. Estos tiempos se seleccionan para crear variaciones en la duración de las sesiones para engañar la detección de fraudes en el aprendizaje automático y para crear sesiones lo suficientemente largas como para que los anuncios se consideren “visibles”.

Fraude de apoyo.
Los perpetradores del fraude, en este caso, no son solo los que proporcionan el tráfico fraudulento. Si los editores descubren o sospechan que el tráfico es de baja calidad y continúan comprando, son parte del problema y respaldan los esquemas de fraude.

Nivel de dominio de Google.
Debido a que la tasa de rebote es alta y el tiempo de sesión es bajo, la clasificación del tráfico y los motores de búsqueda, como Google, lo traducen en “contenido de baja calidad”, lo que puede afectar el nivel de calidad del editor. En última instancia, esto conduce a menos tráfico orgánico y afecta directamente a la línea de fondo.

Pendiente resbaladiza.
Antes de que se detecte, el mal tráfico se ve bien y es tan adictivo, por lo que los editores a menudo siguen aumentando el volumen con el tiempo. Los anunciantes pagan y los editores continúan aumentando la cantidad de tráfico fraudulento. Eventualmente, ese fraude se detecta, y todo se desmorona a la vez. Sumado a eso, el daño irreparable a su reputación una vez que todo está descubierto, simplemente no vale la pena.

Es importante que los editores se den cuenta de que el tráfico que compran tiene costes ocultos que deben considerarse. El tráfico de alta calidad podría ser más caro, pero vale la pena a largo plazo. Podría decirse que también hay un uso para tráfico más barato, pero su efectividad dependerá del uso simultáneo de una solución de verificación robusta. Al principio, menos dinero pagado por el mal tráfico puede parecer una buena oferta, pero los editores terminan pagando mucho más de lo que esperaban, incluida su reputación y su negocio.

By Kamene Projects – Agencia de Marketing Digital y Consultoría Empresarial en Alicante.

2018-12-07T13:26:13+00:00

About the autor:

Deje su comentario